domingo, 21 de septiembre de 2008

Alegato contra el trabajo


Se lanzará desde el trapecio sin dudarlo, maliciosa, impelida por el rencor que los diez años de explotación sin tregua han generado en su frágil cuerpecito de artista. Y es que la atracción ilusoria de cuyo balanceo dependen los asombros infantiles esbozados en ojos de buey y en bocas como de besugo se ha cansado de protagonizar espectáculos ajenos a su naturaleza. Sin más motivación que la de una venganza fraguada en el anonimato, y con un brinco que de puro prodigioso trasciende la invisibilidad, la pulga aterriza de aguijón sobre el amo para a golpe de picotazos conquistar el parasitismo. Llamadlo, si queréis, éxito evolutivo.

7 comentarios:

Hank dijo...

Éxito evolutivo y, si eres creyente, justicia divina, que el parasitismo inverso de diez años era de una desproporción billonaria: ya había chupado el amo, garrapata elefantiásica, demasiados prodigios de su microscópico huésped, ¿no crees?

Me gusta sentirte próxima.

Besos de sangre en la flor de tu vida.

Lula Lestrange dijo...

¿Qué clase de flor es la flor de mi vida? (que es casi como si te preguntara de qué color es mi aura). ¿Será el jazmín, que alcanza su esplendor de noche y a oscuras; la rosa, que se defiende a micropuñaladas de quien osa asirla por el tallo; el girasol, que busca como loco la luminosidad; el edelweiss, que crece en lugares inaccesibles y escarpados...?

Dímelo, Gin- Gin.

4ETNIS

Rocío dijo...

Parasitaría en tus manos, a ver si se me pegaba, como mínimo, una pulgada de tu arte.

Un beso en absoluto de pulga.

Hank dijo...
Este comentario ha sido eliminado por el autor.
Hank dijo...

La flor de tu vida, como su nombre indica, es justamente eso que se insinúa entre tus piernas y que se abre camino hasta tu corazón, y que lo atraviesa y llega al córtex cerebral para hacerte receptora de espíritu y de cuerpo, y que te convierte en la carnívora más carnosa de la selva vegetal, devoradora de tallos como espárragos triple AAA, pero tantísimo más nudosos.

Eso sí, un día jugaré a deshojarte para saber quién sabe qué entre tú y yo.

Lula Lestrange dijo...

Sirenita:

Sinceramente, no creo que necesites que se te pegue ninguna pulgada de mi arte. Con el tuyo vas más que sobrada...

Un besso trapecista y vertical,

4ETNIS

Lula Lestrange dijo...

Te pido una flor, y me obsequias con una jungla al completo... ¿eres igual de generoso en otros ámbitos?

Un besso desflorado,

4ETNIS